El Reiki es un arte Japonés desarrollado a principios del siglo XX por Mikao Usui, cuya traducción en occidente es Rei = Universo, y Ki= energía

Su finalidad es el equilibrio y el bienestar espiritual de la persona. Con raices budistas, sintoistas y taoistas, se basa principalmente en la transmisión de Ki (o energía vital) a través de las manos y en diversas técnicas sencillas de meditación. 

Reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el 2002 y se la clasifica como una terápia de energía por el Centro Nacional para la Salud Complementaria y Alternativa,  órgano que, además, afirma que el Reiki no puede ser perjudicial

 

 

 

 

El Reiki es muy conocido como terapia porque estimula la capacidad curativa natural del cuerpo, acelerando su proceso de recuperación. Los practicantes de Reiki lo emplean con éxito, para fortalecer el cuerpo después o durante una enfermedad severa, también, para el trastorno de ansiedad, depresión o estrés, de gran ayuda en enfermos oncológicos, y personas con enfermedades crónicas.

 Sin embargo, no es sólo una práctica terapéutica, es una práctica espiritual íntegra, mas bien un estilo de vida,  con un conjunto de técnicas que promueven el bienestar e impulsan un camino de crecimiento interior. Su práctica habitual es beneficiosa en las diferentes etapas de la vida y ayuda a avanzar en el desarrollo espiritual. Aporta silencio y claridad mental, por ello es, esta ganando cada vez más adeptos en Occidente.

 

El Reiki Ryoho utiliza básicamente cinco prácticas:

1. Meditación Gasshô

2. Gokai (cinco principios filosóficos)

3. Autotratamiento

4. Reiju (iniciación)

5. Técnicas para transmitir ki (energía)

La enseñanza del Usui Reiki Ryoho (Reiki) se divide actualmente en tres grados o cursos; estos son llamados niveles de Reiki en las escuelas occidentales. Conicidos en Japón como: shoden, okuden y shinpiden. El último nivel puede ser dividido, a su vez, en dos subniveles, dando como resultado cuatro cursos.

En el Nivel I (Shoden), se trabajan las bases sobre las que se asienta el Reiki, se realiza Reiju (iniciación) y se estudian los principios espirituales del Reiki (Gokai); además, se practica meditación, autotratamiento y tratamiento a otro sujeto.

En el Nivel II (Okuden) se profundiza en la práctica espiritual del Reiki y de la meditación. Se aprenden varias técnicas y símbolos para realizar tratamientos a distancia, para resolver los asuntos pendientes del pasado y para trabajar los malos hábitos. Se estudian, asimismo, los byôsen con el objetivo de mejorar la terapia de Reiki.

En el Nivel III, (Shinpiden), el último de la formación transmitida del profesor al alumno, se repasan todas las prácticas aprendidas anteriormente. Se estudian, además, nuevas técnicas para ahondar en la comprensión espiritual del Reiki y de la meditación. Finalmente, se aprende a realizar Reiju con el fin de poder enseñar Reiki a otras personas.

Los niveles de Reiki pueden darse en formato grupal, intensivo y de fin de semana, aunque también pueden ofrecerse en clases regulares. Son formaciones teóricas y prácticas que se complementan con un dossier y un diploma acreditativo. Para empezar a practicar Reiki solo se precisa haber realizado el curso de Shoden. Para recibir Reiki como paciente —terapia— no es necesario estar iniciado en ningún nivel, aunque con el tiempo de recibir Reiki, es posible que surja la necesidad interna de profundizar en este camino espiritual.

Captura de pantalla 2020-05-08 a las 11.
Captura de pantalla 2020-04-27 a las 21.